SOBRE EL EXTRAÑO ARTE DE CONVERSAR

Primera cita: con poeta colombiano por calles de Buenos Aires.

Juliat. (Desde Comunidad Trashumante y Autónoma de Mis Zapatos)

Juliat dejalo un rato a Juanito hablar y que te cuente  mientras caminan la historia del  suicidio del amante de la bailarina esposa del embajador del país de un presidente que era gay y apostaba en secreto a las carreras de caballos del país vecino con el hijo de la criada del actor de la película que dirigió el director ese que fue preso por violación de una menor que era ahijada de un amigo de un primo segundo suyo, que así se relaja de tanto nervio que le da esta cita; y si todavía no se relajó, dejalo que siga,  porque ese primo segundo suyo vive en un pueblo al lado de las montañas que escaló a principios de siglo ese escritor neorrealista regroso que publicaba en la revista que dirigía un profesor de la universidad de la ciudad donde vive ahora un viejo amigo suyo de la infancia que trabaja en el mercado inmobiliario y le tocó mostrarle una casa construida por un arquitecto modernista francés muy conocido al asistente del director técnico del club de fútbol que ahora le queda a la vuelta y que por eso hace poco se lo cruzó en la parada del bondi  al tipo, y no lo saludó porque en una fiesta en una playa en la que estaba de vacaciones se lo cruzó en discusión y casi se van de manos porque le estaba preguntando a una chica el número de teléfono de su amiga y esta resultaba ser su esposa  hija de un empresario automotriz vinculado con la mafia del pueblo donde había nacido su abuelo y por los comentarios de su tío que hablaba mucho cuando tomaba licor parece podría inclusive llegar a ser su hermana; dejalo nomás que siga que verás lo que le cuesta al pobre Juanito relajarse frente a semejante belleza porque mirá si serás bella, dejalo, dejalo  nomás, que justo están pasando por la puerta de la casa del líder anarquista ese que mató de un tiro a 5 tipos que lo miraban mal, mirá la placa que fue en 1926 que murió, mirá la placa que la veía siempre que pasaba porque pasaba siempre porque cuando llegó a la ciudad vivía a unas cuadras y trabajaba a la vuelta en la cocina de un restorán de comidas rápidas que era de ese tipo que salía en la televisión por un lío con la droga y que le tocó ver ahí nomás como algunas actrices muy conocidas iban allí y se metían en la cocina de costado del horno y que por unos favores que los que trabajaban ahí nunca llegaron bien a descubrir, le tiraban la goma al canoso de la tele este que también salía en todos los diarios sobre todo en el diario este donde después trabajó el compañero suyo de un nuevo trabajo que después tuvo y donde escribió una crónica en donde lo nombraban y gracias a la cual tuvo después el honor de conocer hablar y asesorar a ese pez gordo del mundo editorial que publica por ejemplo a la segunda esposa de ese antropólogo social tan conocido en Europa por sus ensayos inspirados en las danzas que bailan los habitantes de un pueblo de costumbres análogas a las del pueblo de donde viene la madre de su nuevo compañero de pensión, dejalo contar, que así capaz llega a darse cuenta que los dos son en realidad un desdoblamiento paradoxal de la misma persona que no te llamás Juliat ni él Juanito y que en lugar de de ser lo que creen ser son una escultura premacedónica encontrada en el Mar Muerto y transportada por un barco pirata chino que se hundió en el Pacifico y que naufragando pasó  varios siglos de isla en isla hasta llegar en un velero de aficionados a Buenos Aires entrando por la puerta del contrabando siendo depositada luego en la aduana y sacada más tarde a la basura de la avenida Alem por falta de catalogación transportada después por un cartonero que la rescató y la desechó casi al toque por muy pesada en la esquina  esa del barrio de Once donde estarán por fin mirándose en silencio.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s