Hitler Superstar

Guille (Pekín)

Image

 

 

Hitler tenía la pinchila de oro. Una deadema de cristal epiléptico. Camong Baybe le había chupado el miembro hasta lustrarselo transparente.

Hitler tenía un duedodema cerebral y un baypas de chirimogui.

Exultaba.
E
n su orgullo parricida se comía un chori-pan, a la parrilla. Y un salchipapa.
Le pon
ía mostaza judía por sadomasoquista, y se la metía en los pliegues del orto.
Los pliegues del orto hitlereano dec
ían una plegaría : El vencimiento hace atrós al pomo. Al pomo tubular de Hitler.

Agarró a una judía flaca como una alfombra y se limpió la punta de la chota, en donde tenía gotas viciosas de semen amarillo.

(Yo) decía Hitler. Soy una mentira.

Porque el fondo de la cosa era que Hitler era : Chino.

Los hijode putas e inútiles de los alemanes llamaron a los chinos diciéndoles que necesitaban un dictador enloquecido y a cambio de cincuenta yuanes los chinos le falsificaron un dictador.

Pusieronle a Chang un bigote ralo sexual.

Le enseñaron el alemán a los ponchasos (por eso el alemán de Hitler-Chang era puntiagudo como el mandarín) le pusieron un sello en los ojos para que parezcan menos chinoides y lo mandaron para Berlín. ¡Papafritas !

Chang era un borracho y apenas se tomaba un litro de Resero se olvidaba el guión y lo único en lo que pensaba era en el culo cuadrado, falaz de alguna alemana o raquítico, rat, de alguna judía o negro y peludo, o blanco neval como el de alguno de súbditos.

Nunca aprendió el alemán : repetía fonéticamente lo que le pedían, a cambio de un litro de tinto.

Pero se empomó a medio Berlín y esa era la gran felicidad, la felicidad maravillosa, casi musical de nuestra amigo Chang.

Corría por los campos de concentración en pelotas, agitando una barra de queso para que los sigan los raquíticos y empomarlos contra la pared fría y descascarada.

 

 

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Pekín, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s