Port Louis: el futuro de la humanidad

Cempazúchitl (Port Louis)

Hay dos cosas de mi trabajo que me devuelven el futuro en la humanidad: Etiopía y Mauricio.

Despues de una guerra civil de dos décadas, Etiopía finalmente empieza a ver un poco de luz al final del túnel. De todos los países que he visto en el último año, Etiopía es el único que tiene una burguesía que no es cleptómana y tiene sentido de país, así como una tecnocracia más o menos competente. Estos dos factores son,  como todos lo sabemos, los únicos requisitos que un país necesita para desarrollarse. Evidentemente, los etíopes cometen errores; son humanos, como todos los que leen estas líneas, pero la tendencia es ascendente. Si van a Etiopía, tengo la certeza de que mis hijos verán un lugar habitable y digno.

El caso de Mauricio es diferente. El lugar ha sido un país de ingreso medio desde siempre. Los académicos debaten al día de hoy si Mauricio es uno de los países más desarrollados de África gracias a que es una isla a 4 horas de avión del punto más cercano de África y no tiene africanos, o si es a pesar de ello. Como quiera que sea, el hecho de que Mauricio tenga, en general, un nivel de vida similar al de algunos países europeos siendo un país totalmente aislado y con una diversidad étnica que en otro páis ya hubiera sido motivo de guerras civiles y genocidios, es envidiable.

Es en la diversidad étnica, religiosa, y cultural de Mauricio en donde encuentro esperanza para el porvenir del género humano. Es fascinante cómo los habitantes de la isla han logrado mezclar culturas tan diversas, y tan antagónicas en otros contextos geográficos, como la india, la china, la francesa, la inglesa, y la francesa. La mezcla va más allá de lo anecdótico como la cocina (riquísima) o las vestimentas. Es fascinante ver a las mujeres, mezcla de india y africana, hablando inglés con una mezcla de acento indo y francés y con ademanes de parisinas.

Así será algún día el mundo: cuando superemos la ceguera que nos impone esa idiotez llamada religión nos preñaremos unos a otros. El concepto de raza desaparecerá también. Y entonces estableceremos repúblicas de ciudadanos iguales en todo el mundo.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Port Louis, Washington y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s