El Mercadona de Serrano

Pablo (Madrid)

Mercadona-ABC-Serrano

La calle Serrano es la más lujosa de la ciudad. En ella están las más caras marcas de ropa y joyería, los grandes bancos, tanto nacionales como internacionales, las embajadas de Estados Unidos y Francia y varias fundaciones filantrópicas. Cuando finalizaron las obras de la calle hace ya unos años, los ricos vecinos y los políticos aspiraban a compararla con los Campos Elíseos, aunque por suerte aquella comidilla no duró mucho.

Hace casi un año, se coló allí, como un indígena en medio del hombre blanco, la cadena de supermercados nacional más popular, abriendo un establecimiento en esa calle. Mercadona, con sus precios bajos y sus buenos productos se ha ido expandiendo por todo el país con bastante éxito económico, aunque muchas de sus prácticas como empresa son muy cuestionables. Al tener los precios tan bajos sin perder un mínimo de calidad, Mercadona ha conseguido bastante notoriedad sin necesidad de publicidad pero, vistas sus ubicaciones dentro de las ciudades, siempre ha preferido buscar a un público masivo de clase media y media-baja para que comprara allí, hasta que decidieron abrir en Serrano, donde, salvo una excepción, no había supermercados.

Su apertura se convirtió casi en un acto de sociedad, por allí apareció primero la alcaldesa de la ciudad, que hizo una inauguración oficiosa e informal, y luego la entonces presidenta de la región. Y los vecinos encantados, presumiendo de lo que ahorran, que ahora fardar de haber comprado un capricho innecesario por un precio prohibitivo no está tan bien visto, que hay gente que lo está pasando mal, y puestos a presumir, que sea de manera solidaria.

Sin embargo, al pasear por allí, se descubre que el morbo del supermercado de los pobres en el barrio de los ricos tiene trampa, pues está oculto a los ojos del paseante, no está a pie de calle, está dentro del centro comercial ABC, sin anuncios visibles. Un turista no lo descubriría. El supermercado en sí no tiene nada especial o diferente al resto de supermercados de la cadena, simplemente se ven más pijos madrileños comprando.

Seguramente el hecho de haber situado el Mercadona en esa calle responde a que es una zona donde no tiene competencia y porque el riesgo que podía suponer entrar en una calle así podía ser compensado por los posibles beneficios derivados del alto poder adquisitivo de los vecinos y porque, siendo conscientes de lo que es su imagen de marca, el morbo de verse allí era innegable. Lo más intrigante es saber si eligieron ellos meterse dentro del centro comercial o si, quizá, fueron “aconsejados” de que era mejor que no estuvieran tan expuestos.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Madrid y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s