Juan, el hombre que se creía chino

Guille (Pekín)

Juan Tomazini, un abogado porteño que vivía en el centro, se despertó un día pensando que a lo mejor era chino.
Chino, como el reloj de la casa de su novia, como la camisa que había comprado en Once, como el chino Benitez, ¡como millones de personas!
Esa mañana tardó en levantarse, se quedó pensando…si mil quinientos millones de personas, eran chinas, ¿por qué no lo sería él?
Era mucho más probable que ser, por ejemplo, argentino (apenas 36 millones).
Era sábado y no trabajaba, venía su novia para que hicieran rollers juntos.
Ella entró después de golpear algunas veces (tenía las llaves).
¡Hola amol ! -Dijo él.

Ella lo miró mal.

– ¡Vamol a hacel lolell !
-¡Hablá bien pelotudo!
-¿Qué silnifica pelotulo ?
-¡Ay !

Ella se fue a la cocina a prepararse un café.
Mientras él se estaba vistiendo. Pensaba en como se vestiría (o como se vestilía)un chino, nunca había prestado atención…Solamente pensaba en el sombrerito de mimbre… Pero no tenía ninguno.
Salió simplemente en pantalones cortos y remera.
¡No lolel, mejol vamos a jugal al ping-pong!
¿Qué te pasa Juan ?
¡Nadal !

Ella salió, golpeando la puerta ofuscada.
Al otro día Juan empezó con todos los tramites para ponerse un supermercado y compró dos bolsas de caramelos para dar el vuelto.
Se tiñó y corto el pelo teniendo como divisa a seguir la foto de Jackie Chan. Y se olvidó que se llamaba Juan Tomazini y se convenció de que era Juán Chan, que le parecía muy sonoro, quizás con razón.
Al poco tiempo se enamoró de una señorita llamada Lin : China.
Extirpó por completo y para siempre las « R » mudandolas por unas « L » mojadas de modo que nunca mas dijo « perro » sino «pelo » ni « rojo » por « lojo ».
Y al fin, una tarde, poniendo los precios a un champú en su supermercada bazaresco, entrecerrando los ojos hasta la línea.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Pekín. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Juan, el hombre que se creía chino

  1. MMMMMMM ¿Gregor Samsa….?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s