Book Worm

Guille (Pekin)

Estoy sentado en un café muy lindo de Pekín, lo recomiendo, se llama Book Worm (www.beijingbookworm.com). Es un café-librería en una segunda planta, tapizado de bibliotecas con libros ingleses, que uno puede tomar para consultar mientras toma algo.
Hoy hicimos una entrevista a la sexóloga LI Yin He y prometió enviarnos unos cuentos que está escribiendo estos días.
Mañana pienso ir a un pueblo cerca de Pekín, 爨底下 Chuan Di Xia. Veo al fondo de la librería un personaje particular. Lo había visto antes. En fin, un chino occidentalizado.
Me estoy mordiendo los dedos por no empezar o inventar algo. Por no decir que ese personaje está muerto, o es un fantasma o un mounstro.
Algunas ideas interesantes de la entrevista de hoy ; le preguntamos cuando China había comenzado a abrirse con respecto a las costumbres sexuales, después de los terribles años de la Revolución Cultural. Nos contó que la planificación familiar obligatoria, la prohibición de tener más de un hijo, de alguna manera liberó al acto sexual de su función reproductora, antes, en el sentido tradicional de la familia china el sexo era para constituir una gran prole, a partir de la planificación familiar se promulgaron los metodos anticonceptivos y se vivió una renovación.
Quizás es la primera vez que escucho que una prohibición genera una renovación ; o seguramente no, seguramente es siempre así. César Aira decía en ese sentido que para promover la lectura en lugar de hacer campañas recomendando libros habría que prohibirlos, así los lectores recuerdan que es una libertad y una aventura.
Es como cuando se muere alguien y uno siento « me hubiera gustado pasar más tiempo con él, me hubiera gustado mostrarle mi cariño ».
Estaría bien escribir una « historía de las prohibiciones », descifrar una cultura a travéz de las cosas que ha intentado impedir (eso ya existe).
Hablando de prohibiciones, y con esto termino, estos primeros meses en Pekín fueron de una relativa soledad. Hacía mucho no pasaba tanto tiempo solo, y supongo que es una experiencia interesante. Como cuando aprendemos a andar en bicicleta y ya no podemos olvidarlo porque se modifica el sistema auditivo. Cuando hemos pasado cierto tiempo solos, cuando hemos perdido una persona amada, aprendemos algo que no olvidaremos nunca.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Pekín. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s