De Sol a Moma

Pablo (Madrid)

El sábado, coincidiendo con el primer aniversario del día en que se tomó la Puerta del Sol como protesta por las acciones del entonces gobierno socialista, se convocó de nuevo en la plaza una concentración contra las acciones del ahora gobierno conservador (ni el de antes era socialista, ni este es conservador, pues todos son Angela Merkel). En esta ocasión no vino tanta gente ni hubo acampadas ni se formó una mini ciudad autónoma en la plaza. Esta ocasión fue más un recordatorio de que sigue el descontento con la clase política y que el movimiento que se formó luego sigue en pie y que no trata tanto de agitación y reivindicación (que también) sino de la formación de alternativas y propuesta de soluciones a menor escala. Y yo, de acuerdo con sus propuestas y con su manera de actuar, además de por rememorar lo sucedido el año anterior, estuve allí.

El sábado, coincidiendo con el 25 aniversario de su nacimiento, una amiga mía que también apoyaba esta concentración me invitó a celebrar su cumpleaños. Lo celebraría en el Retiro y más tarde en su casa y en Moma, una de las discotecas más pijas de la ciudad a la que, gracias a contactos, entraríamos gratis. Ella comprendió que yo no fuera a la parte del Retiro por estar en Sol y yo comprendí que en el día de su cumpleaños tenía mejores cosas que hacer que estar en una plaza por muy de acuerdo que estuviera. Al final convenimos que ella iría los días siguientes a Sol y yo a su fiesta por la noche. Y allí estuve.

Durante la tarde pasé unas 4 horas en Sol, me fui a casa, me cambié de uniforme y luego, de madrugada, pasé unas 4 horas en Moma. De Sol a Moma hay unos 30 minutos andando, lo suficiente para ver un pequeño choque de culturas en el que en el fondo todo es lo mismo. Sol es la exaltación de lo público, Moma de lo privado y exclusivo. A primera vista la gente no puede ser más diferente, antagónica en principio, pero al final acabé con la sensación de que en el fondo es lo mismo, con la única variación de los ritos y expresiones de la tribu. El espacio está delimitado, los procedimientos, los roles, los cantos, las máscaras, el guapo de la discoteca o el portavoz de la asamblea, la chica desinhibida y suelta en la pista o en la réplica, la guapa de del vestido rojo o la guapa de rastas. Los seguidores del líder. Qué bien baila, qué bien habla. Cuánto dinero tiene, cuántas ideas expresa. Los que no se enteran. Jamás te ligarás a la rubia, jamás entenderás que esto es pacífico. Aguántame el cubata, sujétame la birra. Ni lo intentes, tiene novia, tiene novia, ¿y qué?. Qué estilo tiene vistiendo, mira su piercing. Sus tetas son falsas, menuda mierda de propuesta. Malditos perroflautas, tan sucios y vagos, aún creen que pueden cambiar algo, malditos pijos, tan ignorantes y conformistas, nunca entienden nada.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Madrid y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s