Ciempiés

Pablo (Madrid)

Cuenta la leyenda que un ciempiés iba caminando tranquilamente por el bosque cuando un saltamontes se paró delante y empezó a hablar con él. El saltamontes empezó a abrumarle con elogios y halagos sobre lo bien que caminaba sobre tantas patas y lo difícil que resultaría para cualquiera que no fuera él, mantener el equilibrio. El ciempiés, maravillado ante las palabras del saltamontes, comenzó a pensar en su manera de caminar y en lo maravilloso que era al poder realizar aquello tan difícil. Al ciempiés le gustó tanto pensar aquello que siguió pensando y dejó de caminar.

Hace poco, un antiguo compañero mío de batallas y discusiones escribió con una fuerte indignación acerca de la creciente emigración de ingenieros, arquitectos y científicos españoles a otros países porque en este no tienen oportunidades ni recursos para salir adelante debido especialmente a la falta de inversión en I+D+I y a la falta de ayudas a las empresas de investigación. Hasta aquí nada que no se hubiera denunciado hasta la saciedad en los últimos meses. Sin embargo, lo que me sorprendió del texto fue ver lo que sí se había hecho en España con anterioridad y que, conociendo a la persona que lo ha escrito, pongo la mano en el fuego a que es verdad. En España se inventó, diseñó o desarrolló el submarino, el autogiro, la calculadora digital, la epidural, el telekino (primer aparato de radio control), o los motores Barreiros (según él eran los mejores motores diesel del mundo). El primer tren de alta velocidad, el TALGO, fue creado aquí, nunca se exportó, y con el tiempo se dejaron de desarrollar y fabricar, teniendo que comprar la patente del AVE a los franceses para modernizar nuestra red de alta velocidad. El desarrollador del submarino, Cosme García Sáez no encontró financiación en España para seguir mejorándolo y las autoridades portuarias acabaron por denegarle la circulación en aguas españolas porque entorpecía el tráfico marítimo. Ninguna empresa fabricante de submarinos es española, como ninguna fabricante de calculadoras digitales o de helicópteros.

La mayoría de estos inventos tuvieron lugar en los siglos XIX y XX pero actualmente sucede lo mismo. Mi compañero resaltaba que no teníamos ni idea del gran número de científicos españoles que tiene la NASA, y yo pensé que nunca aprendemos y que no entiendo cómo en lo único en lo que se están haciendo las cosas bien es en la política de ayuda al desarrollo en el deporte. Y luego pensé en que nos seguimos creyendo lo de la grandeza española, el supuesto liderazgo en la comunidad hispanoamericana y demás mitos y leyendas que a las instituciones les encanta decir y escuchar sobre nosotros mismos, cuando lo que verdaderamente sucede es que somos unos magníficos discípulos de Don Quijote.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Madrid y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s