Occupy the IMF (and the World Bank)

Cempazúchitl (Washington, DC)

A las 5:30 de la tarde, le llegó un correo a todos los empleados del IMF y del Banco Mundial diciendo que alrededor de 30 personas estaban haciendo un sitin pacífico en la entrada del edificio nuevo del IMF. Se le pedía al personal de ambas instituciones evitar pasar por ahí, y a los empleados que trabajan en el mencionado edificio nuevo se les pedía salir por puertas alternativas.

A las 6:00 de la tarde, los empleados de ambas instituciones recibieron otro correo, esta vez diciendo que la manifestación había terminado y que ya podían salir de las oficinas por los lugares de costumbre y sin mayor preocupación.

Me decepcionaron los de Occupy. El IMF y el Banco Mundial son los malos de la película, los que han condenado a la pobreza a cientos (quizá, incluso, decenas) de países, y lo único que merecen son media hora de bloquear las puertas de uno de los edificios. Deberían aprender de la prensa que, el lunes siguiente al escándalo de Dominique Strauss Kahn, intentaron entrevistar a toda persona que osara acercarse a las puertas de los dos edificios del IMF. Algunos medios se pusieron a la entrada de los estacionamientos, intentando arrancarle palabras a los empleados mientras estos pasaban su pase de entrada por el lector automático. El New York Post programó a una computadora que llamara a todas las extensiones de los empleados automáticamente, durante una semana, para arrancarle unas palabras a un empleado del FMI. Al que fuera.

Pero la mayor decepción no vino de la falta de firmeza del movimiento, sino de los ideales. Occupy no quiere cambiar el mundo, sino simplemente conservar el estándar de vida de sus abuelos y de sus padres. No es un movimiento revolucionario, sino profundamente conservador que, inevitablemente, terminará volviéndose anti-inmigración (ya son anti-libre comercio y anti-libre empresa). En unos años, alguien comparará a los “altermondialistas” de inicio del siglo con Occupy (y sus similares en España, Israel, y demás), y llegará a la conclusión que los altermondialistas querían cambiar el mundo mientras que los movimientos actuales buscan conservar el orden establecido antes de 2008.  Aunque, en honor a la verdad, el inicio de la primera década de este siglo era una época en la que el dinero -y las subvenciones de los gobiernos europeos- todavía fluían para todo tipo de proyecto, incluídos los altermondialistas. Evidentemente, con la falta de recursos viene el cambio de agenda, y pasamos de pedir libertad de movimiento y mejores estándares de vida para todos, a exigir empleo digno para mí nada más.

Todavía hay un puñado de “Occupyers” en DC, en una plaza adyacente a la Casa Blanca. Al parecer, ahora están discutiendo cómo van a mantener el campamento caliente durante el invierno. Ignoro si vayan a volver al FMI o al Banco Mundial, pero lo dudo. Tienen cosas más inmediatas por qué protestar, y un problema de imagen qué resolver. Hace unas semanas fueron a amedrentar a una reunión de conservadores pro-life. Occupy está haciendo ver a los imbéciles del Tea Party como gente sensata.

Lo dicho: Occupy the IMF fue el no-evento de la semana.

 

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Washington. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s