Una chica con camisa de cuadros, pintada de rojo

Pablo (Madrid)

Sábado noche cualquiera. El metro para ir al centro está repleto de gente disfrazada de sábado noche cualquiera. Sólo tengo que viajar dos paradas hasta encontrarme en el lugar de reunión con mis amigos. Paso al fondo y delante de mí hay una chica cualquiera que llama mi atención ligeramente. Lleva una camisa de cuadros rojos y rosas que termina cuidadosamente donde empiezan sus muslos, cubiertos por unos leggins negros. Su chaqueta, también negra, como sus zapatillas, me impide ver toda la camisa. De su cara, me impresiona un destello luminoso de rojo, un fulgor casi bermellón que resplandece en sus bien marcadas y definidas mejillas. En el punto más prominente de las mismas se encuentra el epicentro del destello, que luego se va difuminando a lo largo de su rostro. Sus labios son brillantes, muy rojos, tanto que es difícil imaginar la boca que hay debajo. La miro unos segundos pero no le presto mucha más atención. En la primera parada entra un aluvión de gente, carrito de bebé incluido, y me veo relegado aún más al fondo. Mi parada es la siguiente pero no espero a que el metro empiece a decelerar y me coloco cerca de la puerta, por si acaso. Llego detrás de la chica de rojo, le pregunto si va a salir y me dice que sí, por tanto espero tras ella, repasando su atuendo y su expresivo maquillaje. Salimos, caminamos paralelos hasta llegar a la calle y entonces cada uno por su lado.

Seis horas después. Mi noche languidece y me voy de nuevo a casa, pero en el autobús que me lleva allí se sube una figura que porta una camisa de cuadros rosas y rojos que llega cuidadosamente hasta donde comienzan los muslos, cubiertos estos por unos leggins, y con chaqueta y zapatillas negras. No puede ser, me digo. Es. Y sin tiempo para pensar en el cúmulo de casualidades causales que nos han llevado al mismo medio de transporte público de nuevo o para imaginarme su noche en comparación con la mía, me doy cuenta de que ya no hay destello ni luminosidad en su rostro, su cara ya no es roja. No sólo eso, está impoluta, no lleva maquillaje, nada, había desaparecido por completo, no tenía el pintalabios corrido por un beso o rimel en las mejillas por unas lágrimas, su cara estaba inmaculada, algo cansada, pero nada demacrada como suelen ir las caras a esas horas un sábado noche cualquiera. Y empiezo a pensar qué puede suceder una noche para que una chica la empiece con tan cuidado y llamativo maquillaje y la termine sin absolutamente nada (huelga decir que era mucho más guapa en su versión descolorida). Entonces, en medio de las cábalas y los mundos posibles que se me iban apareciendo, ella decide cortarlos de cuajo y bajarse dos paradas después de subirse, en la misma calle, tras un trayecto que perfectamente se puede hacer andando en algo menos de 10 minutos.

Probablemente su cara cansada la subió al autobús, y su cara sin pintar la bajó de él. Y yo dejé de pensar en historias ya manidas para imaginarla en un baño, quitándose el pintalabios corrido por un beso indebido o el rimel por unas lágrimas inmerecidas, y diciéndose, sin esto, me sobra todo lo demás. Y luego saliendo ya sin máscara ni sábado noche a la calle, caminando hacia el autobús para juntarse de nuevo conmigo, y así colocarme tras ella y caminar en paralelo.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Madrid y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s