Lolita, las mariposas y la ficción

Aletz (Montreal)

Terminamos de jugar tenis y mientras decidimos si tomar un café o regresar a casa Abelardo menciona este blog. Me pregunta si todo lo que escribo en él es verdadero o inventado. Le digo que algunas partes sí y otras partes no, que eso y lo otro es inventado, pero que eso y lo otro sí pasó.

“¿O anuncio de craiglist buscando artistas fo certo?”

“Sí, eso fue cierto.”

“Mais lo otro, ¿la foto da actriz?”

“Sí, eso también.”

“¿Era actriz porno?”

“No, eso no fue cierto.”

Al final decidimos ir a tomar un café. Nos instalamos cada uno frente a su tasa, expreso doble y expreso doble allongé. Vemos pasar a la gente y cuando Abelardo apunta hacia una chica bastante sexy, una “falsa magriña”, yo recuerdo de inmediato a Lolita, el personaje memorable de Nabokov, y una cosa me lleva a la otra. Le pregunto a Abelardo:

“¿Sabes cómo escribió Lolita, Nabokov?”

“Nao, conta a historia.”

“Pues bueno, resulta que Nabokov era amante de las mariposas y conocía bastante sobre el tema. Si mal no recuerdo existe de hecho una mariposa que lleva su nombre, la nabokovina, o algo así, él la descubrió. Nabokov era un experto, así que un año, su esposa y él planearon un viaje de un extremo al otro de los Estados Unidos, con la finalidad de cazar mariposas. Nabokov, en la época, era maestro en Princeton o en Harvard, una de esas dos. Era maestro de literatura rusa y durante ese tiempo tradujo entre otras cosas a Pushkin. Pero en fin, lo importante es que vivía en la costa Este y su esposa y él planearon irse en coche hasta la costa Oeste, parando en los pueblos para cazar mariposas.”

“¿Cuál fo o libro que tradujo de Pushkin?”

Eugene Oneguin.”

“¿Has leído?”

“No. ¿Tú?”

“Muito bon.”

“Pues bueno, lo que te quería decir es que salieron los dos a comienzos de verano y estuvieron tres meses parando en hoteles de paso. Durante el día salían al campo y cazaban mariposas. Pero en las tardes, no había nada qué hacer, estaban en la mitad del campo y en un motel de paso. Así que Nabokov se encerró en su cuarto, guardó las mariposas en un cajón y empezó a escribir. Así escribió Lolita. De hecho, los nombres de los moteles que van recorriendo Lolita con Humphrey Humphrey en sus dos escapadas son los mismos moteles donde estuvo Nabokov con su esposa.”

“Interesante.”

“Mientras el tipo cazaba mariposas y dormía con su esposa en moteles de paso, escribió Lolita.”

“Debería escribir la historia en suo blog,” me dijo Abelardo, y así lo hago ahora.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Montreal. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lolita, las mariposas y la ficción

  1. Anónimo dijo:

    La lolita de Nabokov me parece todavia mas raro…
    Como lo dice tu compañero de tenis : “interesante” !

    Nikolas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s