Pongamos que hablo de vivir

Cempazúchitl (Washington, DC)

Tengo la impresión de que se ha escrito mucho del 22-M, los indignados, y demás. Esa puede ser una mera impresión personal totalmente sesgada, ya que reviso constantemente la página web del País, el cual ha hecho una cobertura incesante de los eventos. Cabe mencionar que El País es el único periódico de habla española que más o menos vale la pena y hace investigación periodística y respeta reglas no escritas elementales del periodismo como el off the record. No obstante, su cobertura de acontecimientos financieros es patética. Hace unos meses, cuando Portugal tuvo que pagar cerca de 5.50% para un bono bianual, unos días antes de que el gobierno portugués declarara la bancarrota, la sección de economía del País declaró la subasta como “un éxito.” Como unidad cultural, los hispanohablantes estamos a años luz de la calidad periodística de medios como el NYT o el FT, pero con estos bueyes hemos de arar.

Se haya hablado mucho de los acontecimientos en España o no fuera de las fuentes que consulto regularmente, el tema ciertamente se puso de moda en este blog. Al ser el único miembro de 7 ciudades que habla de política regularmente, me siento con ganas de decir cómo se vio el movimiento desde los organismos multilaterales financieros de Washington y desde los mercados financieros. De paso, compartir algunas opiniones al respecto.

Sobre la reacción de los organismos multilaterales no hay mucho qué decir. El Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) no prestan dinero a España, sino que recibe dinero de ella. El BID de hecho tiene un fondo de proyectos no reembolsables para los países más pobres de la región, del cual España es el tercer contribuyente más grande (los dos primeros lugares son Japón y Corea). Las noticias de los eventos de España, si es que tuvieron algún efecto en estas dos instituciones, fue en el sentido de cómo los recortes que va a hacer el gobierno español (porque no tiene opción más que seguir recortando, esté quien esté) van a afectar las donaciones de España.

Con el escándalo de Dominique Strauss-Kahn (dí-es-quéi, para los amigos), el FMI, que ha jugado un papel importantísimo (bueno o malo es otra discusión) en la crisis europea, apenas ha podido poner atención a lo que pasa en el mundo. Quizá la División de Europa Occidental y el desk de España hayan seguido los acontecimientos de ese país, pero nada para poner los pelos de toda la institución de punta. Al menos por ahora.

Los mercados europeos cayeron esta semana, para no perder la costumbre, pero han estado arrastrados principalmente por los prospectos de una reestructuración y un default de la deuda griega, más que por el 22-M.

Ahora, mis impresiones sobre el movimiento. Tengo prisa, así que serán bullet-points, como en Power Point. Para continuar con el carácter neoliberal de esta columna.

• Al hacer sit-ins en las plazas más concurridas de cada ciudad, los españoles claramente emularon a los movimientos que han sacudido a los países árabes en los últimos meses. Para mí, eso es como los niños ricos que compran pantalones vaqueros de marca y los restriegan en el piso durante mucho para que parezcan de pobre. España no es un país árabe, por más que los alemanes, los franceses, y los ingleses sigan creyendo la estupidez de que África empieza en los Pirineos.
• La crisis de desempleo es producto de las rigideces del mercado laboral. Los jóvenes desempleados se beneficiarían de una flexibilización regulatoria, pero en el fondo no quieren trabajar: quieren los beneficios que otorga un mercado rígido a los que están adentro.
• Si cae España, como lo hicieron Grecia, Portugal e Irlanda, la culpa será sólo en parte de Zapatero. Su política fiscal expansiva a partir de 2008 llevó al país al borde del precipicio. Intelectuales latinoamericanos como el mexicano Ilán Semo, a los que les hubiera gustado que los gobiernos de sus países siguieran la ruta de Zapatero en los últimos años, deberían retirarse de la vida periodística y académica por pudor.
• El resto de la culpa será de toda la clase política española y, por lo tanto, de la sociedad entera (porque sí, los políticos sí representan a su gente; otra cosa es que no nos guste lo que vemos en ese espejo de los ciudadanos que es el Congreso). Entre 2004 y 2008, cuando España tenía unas condiciones económicas envidiables, la clase política se dedicó, en lugar de planear el futuro, a revivir un pasado doloroso con debates estériles en torno a la Guerra Civil, que marcaron el tono de las últimas dos legislaturas.
• En el fondo, no puedo dejar de sentir ternura por los indignados. Su movimiento va claramente hacia la radicalización y, por lo tanto, al fracaso. La decisión de quedarse en Sol, tomada al momento en que escribo estas líneas, terminará por alienar a los sectores que pudieron sentir simpatía por ellos. Pero, por otro lado, no se le puede pedir mucho a un movimiento cuya bandera es la queja.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Washington. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Pongamos que hablo de vivir

  1. Pablo dijo:

    Me ha parecido muy interesante tu texto pero no estoy nada de acuerdo en que los jóvenes no quieren trabajar y que sólo quieren los beneficios de la actual legislación. Casi la mitad no tienen trabajo, ni beneficios a los que acogerse, y para los que buscan no es tan fácil encontrar y cuando lo hacen las condiciones son a menudo muy precarias. Si se adoptaran las medidas que propones y con ello se generara empleo, seguramente ya no protestarían.

  2. Aletz dijo:

    Diálogo estilo neoliberal con mi colega y amigo neoliberal:
    – El periódico El País marca la pauta de la vida cultural y, en gran medida, de la vida social de España y América Latina; creo que en esto no hay duda. Un parón en Bolivia, México o Chile no tendrían el mismo peso. (A menos que se diera en la frontera con los Estados Unidos!)
    – Criticar la flexibilización del trabajo no va directamente ligado al hecho de no querer trabajar. Prueba de ello es que los que no trabajan (magnates, banqueros y políticos) son los que más alaban dicha flexibilización.
    – La queja es el primer paso para despertarse. Aunque también es el paso que precede, en muchas ocasiones, a la indiferencia y la resignación. A ver qué pasa ahora.
    – Gracias por la polémica.

  3. Ulf dijo:

    Cempazúchitl,

    Muchas gracias por tu texto que me hizo sentir preocupado por el tema de la economía pero también reí un poco.

    Escibiste que ‘[s]i cae España, como lo hicieron Grecia, Portugal e Irlanda, la culpa será sólo en parte de Zapatero. Su política fiscal expansiva a partir de 2008 llevó al país al borde del precipicio’.

    El pobre Señor Shoemaker! 🙂 La culpa comparte muchísima gente más. La clase política y económica española por haber recibido el regalo del Euro (y las bajas tazas de interes) sin asegurar que la economía del país podia competir con otros países de la Eurozona en terminos del costo del trabajo; los mismos irlandeses y españoles por creer que los precios de su vivienda van a subir cada día hasta el fin de su vida; las instituciones europeos y gobiernos como el alemán, austriaco, holandés, finlandés por dormir muy profundamente antes de la introducción del Euro y durante el `build-up´de nuestra crisis actual. Y ¿no fue el gobierno alemán que por muchos años ha vendido armas muy caras a los griegos para que pudieran defenderse contra los turcos (otro aliado en OTAN). Quieren que siga?

    Lo que han entendido algunos jóvenes en España y Grecia, y que van a entender más personas (sobre todo jóvenes) en Europa occidental y en Estados Unidos es que el periodo de oro en lo que crecieron nuestros padres ha terminado. Además, al contrario a gente en América Latina, Europa oriental o China, nosotros en Estados Unidos e Europa occidental no sabemos vivir con un poquito menos porque estamos tan acostrumbados a recibir cada año un poquito más.

    Como todos tenemos una deuda enorme (la deuda pública y privada), que hacemos para mantener por lo menos un nivel mínimo del famoso estado social europeo o los food stamps etc. que el Señor Obama da a los estadounidenses para poder pasar cuatro años más en la casa blanca? Seguro que hubiera sido mejor invertir en educación e infraestructura que involucrarse en juegos bélicos en Irak, Afghanistan, Libia y en muchos lados más.

    Entonces gracias otra vez a Pablo y Cempazúchitl por sus textos sobre el caso de España.

  4. Ulf: tienes toda la razón: el Euro fue una manzana envenenada para los españoles, y demás países periféricos: al adoptarlo, se volvieron poco competitivos y se pusieron en una situación de deuda permanente. Alemania y Francia hablan todo el tiempo de la irresponsabilidad fiscal de los países del sur, y todo eso.
    Lo que no dicen, cínicamente, es que, sin el euro, no podrían tener superávits comerciales y sus bancos no hubieran podido prestar dinero durante los últimos diez años. La prosperidad alemana de los últimos diez años estuvo basada en exportaciones a Grecia, Portugal, y España. Y para añadir insulto a la injuria, eran los propios bancos alemanes los que prestaban dinero a los países periféricos para financiar esas importaciones. Alemania puso a sus socios comerciales en una camisa de fuerza de la que no pueden salir.
    En el fondo, los rescates financieros son rescates a los bancos alemanes y franceses -y por lo tanto, a los ahorradores de estos dos países. Pero esa es una “inconvenient truth” que Angela Merkel nunca va a decir; y los electores alemanes no la van a aceptar, a pesar de ser evidente.

  5. Ulf dijo:

    Esto es un poco off topic… Un podcast interesante sobre la crisis griega. http://vimeo.com/25431812

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s