Atlético de Madrid

Pablo (Madrid)

De todos los equipos de fútbol de este país, donde no ser de un equipo es como carecer de un órgano vital o de nombre propio, hay uno que de tan contradictorio e incomprensible (que no incoherente) resulta simpático.

Como en todos los clubes importantes de España, la directiva del Atlético se intuye que es casi una mafia y sus deudas son las únicas que los bancos alargan más fácilmente que al resto de los mortales. Sin embargo, más allá de esto, su atractivo radica no sólo en la cantidad de rarezas que le suceden en el campo sino en la implicación incondicional de sus seguidores.

El Atlético de Madrid nunca ha dejado de ser el segundo equipo de la capital porque no pueden evitarlo, y ante ello se han hecho fuertes en su posición. La sombra del Real Madrid es tan alargada que se han habituado a su rol de víctimas pobres y luchadoras contra el gigante que todo lo puede. Presumen de ser la mejor afición de España (sin duda es una de las más entregadas y apegadas a sus colores) y sin embargo no dejan de protestar y exigir, aún cuando los resultados les acompañan, muchas veces sin motivo. A veces parece que celebran sus victorias como para llamar la atención de papá blanco, que les mira por encima del hombro y les da una palmada en la espalda y un grito de ánimo cuando ganan un trofeo, nunca tan importante como los que ganan ellos (al menos en los últimos tiempos).

Se podrían hacer varios equipos con los buenos e incluso grandes jugadores y entrenadores que han triunfado en otros equipo del país y han sido un desastre cuando los ha fichado el Atlético, sin motivo aparente. Este es un equipo que ha echado a entrenadores después de acabar la liga en cuarta posición, y en el que no resulta extraño que una jornada pierda con el último clasificado para que en la siguiente le gane al Barcelona.

Nunca he sabido si lo que sucede con la afición es inconformismo o irracionalidad pero suelen terminar la liga entre los ocho primeros, y aún así exigen más, cuando ahora mismo es imposible hasta para ellos. Tampoco he entendido nunca ese extraño victimismo que parece que les rodea, pues se reivindican como institución, pero lo hacen sobre el espejo de los que asumen que son más grandes que ellos, como diciendo `papá mírame, mira lo que hago´. Hacen las mejores campañas de captación de socios del país y por lo general caen simpáticos, pero tengo la impresión de que es más por compasión que por cariño, se han construido un papel y de ahí ya no van a salir. Se hacen llamar sufridores pero pocas veces se ven en la tesitura de descender de categoría o desaparecer, como sucede con otros equipos históricos de la liga.

Tengo varios amigos y gente a la que admiro mucho que es del Atlético, y siempre me ha parecido tremendamente curioso que en su vida se muestren como su equipo, bravos, luchadores, entregados, por suerte no tan quejicas, pero a menudo resignados, con un toque de desidia frente a lo inevitable (llevan 10 años sin ganarle un partido al Real Madrid), contradictorios en definitiva, muy literarios.

Quizá sean los más auténticos de todos, unos de los pocos que tienen una personalidad definida, aunque desde fuera no se comparta o se entienda muy bien que actúen así con todo el poder y recursos que tienen. Víctimas o no, un partido contra el Atlético siempre es impredecible, y el Barcelona seguirá temblando y el último clasificado seguirá mirando con esperanza cuando se enfrente a él. Y el reflejo de las gradas del Vicente Calderón siempre les apoyará, pase lo que pase.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Madrid y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Atlético de Madrid

  1. Pingback: Los nombres de las calles | Siete Ciudades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s