La mujer del mañana

Elisa (Sheffield)
Hoy me toca escribir algo en el blog, pero no he escrito nada, tengo el síndrome de la procastinación, o en otras palabras soy una mujer del mañana. He luchado contra este síndrome toda mi vida. Desde niña recuerdo mi obsesión por crear horarios con cuadritos de colores en dónde escribía todas las actividades de la semana y el resultado desastroso y frustrante de no haber cumplido los objetivos. Los horarios no resultaron y las listas que ahora hago con las tareas de la semana se van volviendo gigantes columnas de actividades repetidas y sin tachar.
Debido a mi patología he podido comprobar que las publicaciones de los martes se encuentran en picada, no sólo estilísticamente sino también en materia de contenido. Hoy no será diferente, pues como se podrán dar cuenta, el post es mi confesión publica de mi crónica procastinación, pero a diferencia de otros días, hoy pido a mis escasos lectores o lector, por consejos para tratar este síndrome tan detestable. Por favor compartan sus ideas y recomendaciones o frustraciones si sufren del mismo mal.
Un problema con el que me he encontrado constantemente es que la terapia se ve aplazada por la naturaleza del síndrome. Me propuse buscar artículos de estudios sobre el tema, pero como no es urgente lo aplacé hasta que lo olvidé. Me recomendaron un libro sobre la procastinación, pero creo que lo voy a comprar mañana porque hoy no he terminado de hacer una presentación, tengo que escribir un artículo y publicar mi post en el blog. Y si no fuera porque tengo un compromiso con seis entregados escritores, tal vez dejaría para mañana la lectura de las sugerencias y consejos que me pueden hacer hoy. Así que gracias si me dan consejos, entiendo si no me los dan, pero sobre todo gracias a los seis escritores que me inspiran a escribir cada semana y a luchar contra este crónico mal.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La mujer del mañana

  1. Aletz dijo:

    una dosis de bipolaridad: cuando quieras trabajar, trabaja de más, cuando no, echa la hueva tranquilo. El problema con eso será mantener lo “bi”.

    La calidad no ha desmejorado! Mis martes son de Sheffield!

    • Anónimo dijo:

      Aleeeetz siempre tienes lindas palabras de aliento para cada escritor de cada día de la semana… trataré también lo de la bipolaridad, es buena idea…

  2. carlos harald dijo:

    ijole, qué chafa texto, como que desentona con el resto de los contenidos…
    buuuu!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s