Ciudad Misantropía I

Harold (Bogotá)

Escribir sobre una ciudad, escribir desde una ciudad, escribir para una ciudad no son nunca tareas correlativas, ni siquiera si uno sólo piensa en escribir utilizando esa ciudad como un decorado o como un personaje. Uno quisiera que la ciudad pudiera escribirse a sí misma y evitar a toda costa la presencia de uno mismo, pero las ideas son crueles y los pensamientos no admiten escondites. Uno desearía que la ciudad se pensara y que, llegado el momento, pateara a sus escritores, que estos salieran corriendo a encontrarse estrepitosamente con las casas, con los ríos, con los puentes, con esas interminables avenidas, con las gentes y sus pensamientos, y que de repente, esos escritores se supieran traidores de esa ciudad que intentan retratar; bien sea porque un día la compadecieron, o porque la denunciaron al otro, porque la amaron desbocadamente cuando les pareció conveniente o porque la desecharon en los días de insomnio. Pero eso no sucede porque la ciudad nos cuenta enredadas imaginaciones, y porque toda escritura es traición.

Y entonces pensar que lo ideal es recluirse a leer, a divagar, a inventar ficciones y dejarlas que se pierdan en el vacío; convertirse en el filósofo de buhardilla que conquista universos sin salir de la cama (como decía Pessoa) tampoco es menos baladí que gritar de cara a la lluvia o escribir alguna idea ajena en la Internet. Uno quisiera que los días de extrema soledad pudieran traducirse y enredarse en los pensamientos de los lectores, que maravilloso sería llevarlos hasta ellos y hacerlos sentir en una vía similar, pero en esas inhóspitas ocasiones lo mejor es callar, escuchar las gotas que se quiebran contra las celosías y esperar.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Bogotá. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Ciudad Misantropía I

  1. Pablo dijo:

    Bendito traidor.

  2. Dorian Gray dijo:

    ¿Cómo dejar de amar a la ciudad a la que ahora se le tiene tanto miedo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s