El Allotment

Elisa (Sheffield)

La primavera llegó y con ella el trabajo en el allotment. La primera vez que oí esta palabra no entendí exactamente de qué se trataba, pero me gustaron sus frutos. Fue hace aproximadamente 5 años, fui a visitar a mis suegros por primera vez y a la hora de la comida, que recuerdo que fue deliciosa, mi suegra me dijo que todos los vegetales venían de su allotment. Lo primero que pensé, fue: “Nadie me dijo que la suegra tenía una verdulería” ¡Qué bien! Cuando le pregunté a Caspar qué si el puesto de su mamá estaba en el mercado o cerca de su casa me vio de manera sospechosa, hasta que dedujo que a lo que yo me refería como puesto era el allotment. Así que para evitar explicaciones decidió llevarme.

La palabra allotment viene del verbo allot que en los diccionarios definen más o menos como: distribuir, compartir, dividir… Así que los allotments son extensiones de tierra que se encuentran dentro o a las afueras de la ciudad y por lo general pertenecen al estado, organizaciones civiles o a la iglesia. Las tierras están divididas en pequeñas parcelas que se rentan a un precio muy bajo para que las familias las trabajen y obtengan vegetales, frutas y flores. Se podría decir que son un equivalente al ejido mexicano, pero de menor tamaño y ubicados en zonas urbanas. Durante las épocas de crisis, los allotments han sido muy importantes en Europa porque han permitido que las familias produzcan sus alimentos y no mueran de hambre.

Este fin de semana Caspar y yo fuimos a nuestra parcela, nos la acaban de dar, está llena de hierbas, lodo y arbustos invadiéndola. Tomando en cuenta su desastroso estado, las pocas horas que la podemos trabajar y nuestra mínima destreza con la pala, con suerte a finales de verano cosecharemos un par de papas. En época de crisis, no creo que subsistamos, pero afortunadamente hoy todavía podemos ir al supermercado y en 20 minutos comprar espárragos de México, jitomate de España y champiñón local.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Sheffield. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s