La última noche en París

Guille (París)

Muchos meses después de haber firmado el contrato de alquiler del departamentito en la calle Balcarce, en Córdoba, el agente nos contó que el anterior inquilino se había suicidado allí “en el ropero”. Es el único caso de suicidio en el ropero que he escuchado.
La noticia era rara y horrible. Pero con el tiempo la había olvidado.
Tenía una amiga estudiante de psicología un poco mística, la invité a cenar y la conversación nos llevó al tema del suicidio. Ella me aseguró que los suicidas quedan penando pues su alma no puede entrar…No sé dónde. Tuve la mala idea de contarle lo del anterior inquilino. El resto de la cena fue tensa, pero lo peor llegó a la hora del postre…Cuando entró un murciélago al departamento. Es algo bastante corriente en Córdoba, en verano, de hecho no era la primera vez que pasaba. Pero la chica dio un salto, dijo “él” “él” “él” Y se encerró en el baño desde donde la escuché rezar el padre nuestro.
Los murciélagos son siniestros porque son ciegos. Mientras ella rezaba el padre suyo contra el inodoro yo tenía que echar al mamífero (me refiero al murciélago).
Escuchaba su chillido pero no sabía dónde estaba, era tan pequeño que podía esconderse en cualquier revés. Al fin no sé si salió o no. Pero tuve que prometerle a mi amiga que ya había salido, y recién después de veinte minutos se decidió a salir.
Bueno, siempre me ha interesado el tema del suicidio. Alguna vez tuve la mala idea de hacer una antología de escritores suicidas (no lo hice).
Soy fanático de Gainsbourg ,de Sfar y de Jane Birkin, así que apenas salió la peli Gainsbourg de Sfar, fui uno de los primeros en la cola. Me quedé especialmente impresionado por la actriz que hace de Jane Birkin (video). Y cuando llegué a mi casa me puse a investigar en los créditos de la película y me sorprendió enterarme que Lucy Gordon, la hermosa interprete que me había maravillado se había suicidado en su departamento parisino poco después de terminada la película. A dos días de su cumpleaños número veintiocho.
Esto me llevó a algunos otros suicidios parisinos.
Jim Morrison se había mudado a Paris con su novia Pamela Courson en marzo de 1971.
Quería empezar todo de nuevo. Sin embargo, “sin el apoyo de sus compañeros de banda, Morrison se salió de control.” Cayó en mayores adicciones, subiendo tanto de peso que muchas personas no lo reconocían. Sus diarios personales incluían poesía y letras de canciones, pero también anotaciones repetidas de la frase “Dios me ayude.”
Fue encontrado muerto en la bañera de su apartamento. Tenía 27 años y así entró al “estúpido club” (según lo catalogó la madre de Kurt Cobain) de los rokeros muertos a esa edad.
Courson contó que ambos estaban viendo películas sobre sus viajes y usando heroína y se quedaron dormidos. Cuando ella despertó, vio que Morrison estaba enfermo. Rápidamente llamó a Jean de Breteuil, quien, según el recuento, estaba durmiendo con Marianne Faithfull. Cuando Breteuil llegó al apartamento en media hora, encontró al roquero muerto en la bañera.
Aunque no hay una sola versión de su muerte parece que la sobredosis fue intencional.
La modelo sudcoreana Daul Kim, de 20 años de edad, se ahorcó el jueves 19 de noviembre de 2009 en su departamento parisino.
Daul Kim, cuya carrera internacional estaba en su apogeo, desfiló para Chanel, Dries Van Noten y Alexander McQueen.
El blog de la modelo (iliketoforkmyself.blogspot.com) contiene una última intervención fechada el miércoles, con las palabras “dile hola a la eternidad” y un vínculo con el vídeo de la canción “I Go Deep” del cantante británico Jim Rivers.
Antonieta Rivas Mercado nació en la Ciudad de México en 1900, fue literata, periodista, pensadora, dramaturga y bailarina.
Se disparó al corazón el 11 de febrero de 1931 dentro de la Catedral de Notre Dame.
Romain Gary fue el único que ganó dos veces el premio Goncourt: Una vez con su nombre y otra con un seudónimo. En 1956 y en 1975.
Nació en Vilna, Lituania en 1914. Combatió en las Fuerzas Aéreas francesas como piloto.
Después de la Guerra ocupó varios cargos en el cuerpo diplomático francés, en el que sirvió durante veinte años. Se casó con la actriz Lesley Blanch y años más tarde con la actriz americana Jean Seberg quien se suicidó en Paris el cinco de agosto de 1979 por una sobredosis de barbitúricos.
Gary nunca se pudo recuperar de esta perdida y el 2 de diciembre de 1980 se pegó un tiro en la cabeza en su apartamento de París.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en París. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La última noche en París

  1. Aletz dijo:

    La Antonieta también fue amante (o esposa) de José Vasconcelos, un gran pensador (después fascista) mexicano.
    La antología del suicidio en París: genial idea!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s