Casanova en Paris

Guille (Paris)

El año pasado la biblioteca nacional de Francia compró el manuscrito de Histoire de ma vie, la obra  fundamental de Giacomo Casanova, en siete millones de euros (convirtiéndolo en el manuscrito más caro de la historia) y Gallimard lanzó una publicación  en su prestigiosa Pleiade. Estos hechos ubican a Casanova entre los más importantes escritores de la lengua francesa.

Sin embargo, esta calificación habría hecho reír a quienes conocieron a Giacomo en Paris en su primera estadía en la capital y se burlaban de su pobre manejo de la lengua.

Durante una representación en la opera, Giacomo se sonó la nariz con fuerza y uno de los asistentes (¡Richilieu en persona!) le pidió silencio preguntándole de paso si las ventanas de su habitación estaban bien cerradas a la noche. A lo que Casanova responde: “demande pardon, monsieur, elle sont mêmes calfoutrées” desatando la risa de sus vecinos (calfoutrées en lugar de calfeutrées).

Giacomo Casanova realizó cuatro residencias en la capital francesa. La primera (1750-1752) como hemos dicho, no fue demasiado feliz.  La segunda en 1757-1758,  la tercera  en 1959   que fue el periodo en el que Giacomo consiguió al fin riquezas y disfrutó el periodo de mayor fausto que conociera en toda su vida y la cuarta en 1761 muy breve.

Después de esos dos primeros  años (50 al 52) pasados en Paris Casanova no es el mismo. Su estadía en la capital intelectual de Europa le ha enseñado mucho (y quizás por eso no fue para él tan “encantadora “ o “placentera” como lo fueron Roma o Constantinopla) y decide una vuelta a las fuentes.

Vuelve cinco años después. Ya ha realizado y escrito su famosa fuga de la cárcel de Venecia y tiene muchas cartas de presentación, imprescindibles en aquella época para entrar en ciertos círculos. Entre las muchas personalidades que conoce en este periodo está nada menos que Rousseau , que no fue para él un gran encuentro:  «   A cette époque, Mme d’Urfé avait envie de connaître J.J. Rousseau, nous allâmes à Montmorency lui faire une vtrar en laisite, sous prétexte de lui donner de la musique à copier, besogne dont il s’occupait merveilleusement bien. On le payait double de ce qu’on payait à tout autre copiste, mais il garantissait la parfaite exécution de l’ouvrage. Dans ce temps-là cet écrivain célèbre ne vivait que de cela. Nous trouvâmes un homme d’un maintien simple et modeste, qui raisonnait juste, mais qui ne se distinguait au reste ni par sa personne ni par son esprit. Rousseau ne nous parut pas être ce qu’on appelle un homme aimable, et comme il étaient loin d’avoir cette politesse exquise de la bonne compagnie, ce fut assez pour que Me d’Urfé le trouvât grossier. Nous y vîmes la femme avec laquelle il vivait et dont nous avions entendu parler ; mais à peine si elle leva les yeux sur nous. En nous retirant la singularité du philosophe égaya notre conversation. » (De Histoire de ma vie)

La  Madame d’Urfé  a la que Giacomo hace referencia es la victima que mas réditos le dará entre todos sus engaños. La estafa a Madame d’Urfé es la mayor de todas las que se cuentan en histoire de ma vie y es también la más pintoresca. Es la que aparece ficcionada en la primera parte del Casanova de Fellini. Aunque a decir verdad con Madame d’Urfé no fue solo una estafa si una prolongada simulación de la que Giacomo vivió largamente.

Después de una breve estadía en Amterdan Giacomo vuelve a Paris en el año 59. Los negocios le habían ido bien en Hollanda  y tenia siempre a mano las finanzas de Madame d’Urfé asi que pudo instalarse en una gran casa y vivir como siempre lo había soñado. Quiso preservar esta riqueza con un negocio de telas pero al cabo de pocos meses se encontró tapado de deudas, con veinte empleadas y con metros de género imposible de revender.

Durante su cuarta estada que comienza en el verano de 1761 Giacomo retoma contacto con Madame d’Urfé y organiza una operación para realizarle un cambio de sexo.

Un amigo le propone que intervenga como representante del Portugal en una reunión de países europeos con el objetivo de poner fin a la guerra de siete años. Este encuentro debía realizarse en Ausbourg y Giacomo emprende el viaje con una bailarina que viajaba a Munich. Sin embargo, una vez llegado a destino se entera de que la reunión se ha cancelado.  Seguramente para ahogar la decepción, pierde todo en el juego y se ve obligado a acelerar la operación de Madame d’Urfé.

El resto de la historia sigue en Lyon, donde nuestro aventurero huye con las joyas de doña  Urfé a Inglaterra y ya no volverá a Paris.

En Inglaterra lo esperaba un amor con una adolescente que se aprovecharía de él y con este desengaño Casanova marca en su libro el comienzo de su vejez.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en París. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Casanova en Paris

  1. marcos dijo:

    El burlador burlado. Con éste primer desengaño empieza su vejez, el nacimiento del cinismo… Pero el desengaño parece estar asociado a cierto amor platónico, ideal. Habría que buscar por dónde un perdido hedonista como G.C, habría sentido esta vez son coeur brisé, ? Sintió amor verdadero? No es acaso por querer sofocar el hastío por la vida que uno se transforma en un amante serial ? Casanova, en suma, un ser de contradicciones, un espíritu torturado atrapado en un cuerpo y gritando por liberarse de ese tormento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s