La destrucción de Universos

Elisa (Sheffield)

Cada vez que tengo que ir por un libro a la biblioteca de la Universidad corro el peligro de quedar atrapada, sé que no soy la única.  Y aunque la biblioteca de Sheffield no sea más que una mínima fracción que la de Babel, en una sola vida sería imposible agotar ese universo.

La primera vez que entré a una biblioteca tenía alrededor de cinco años, estábamos en Puebla y mi papá me dijo que me iba a llevar a un lugar muy especial, yo pensé ¡Dulces! En cambio lo primero que recuerdo fue un olor a madera intenso y paredes llenas de libros hasta el techo. En el segundo piso había un pasillito con un barandal de madera por dónde se me ocurrió que podría esconderme.  Ese universo de lomos de piel de colores y olor a madera me gustó tanto que olvidé los dulces. Me quería quedar ahí, quería perderme entre los olores, las mesas y los libros.   Años más tarde volví y redescubrí la Biblioteca Palafoxiana.

Otra biblioteca significativa en mi vida fue la Downtown Library en Oklahoma City.  En mi afán de aprender inglés, al salir de secundaria, logré que una familia de Oklahoma me acogiera en su casa a cambio de clases de Español.  El pueblo en el que vivía, Broken Arrow, era una aburrición, así que el estante de literatura en Español de la biblioteca de Oklahoma City se volvió mi mayor y único divertimento.  Ahí descubrí a Cortázar, a Borges, Vargas Llosa y leí cuentos y novelas de concursos literarios de lugares de los que nunca había oído hablar, mi universo se expandió.

Para salir de la crisis económica en el Reino Unido el gobierno de la coalición tiene planeado, entre otras cosas, reducir el presupuesto público para las bibliotecas. Si se instaura, la medida repercutirá en el despido de bibliotecarios y el cierre de bibliotecas públicas de varias ciudades. Para salir de una crisis se crea otra. Con el cierre de bibliotecas públicas se privará al pueblo del derecho a una lectura abierta, rica y variada.  Se truncará el potencial intelectual de los habitantes. Y no sólo eso, con el cierre de bibliotecas de destruirán infinidad de universos.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Sheffield, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La destrucción de Universos

  1. Aletz dijo:

    Es una atrocidad lo que quieren hacer en Inglaterra. Leí en The Guardian un discurso de un bibliotecario dado en una universidad inglesa, estaba muy enojado porque en las bibliotecas que piensan dejar abiertas ya no habrá empleados, sino voluntarios. Todos trabajando de gratis!! Qué desprecio al oficio!! Si yo fuera un torry me estaría muriendo de vergüenza.
    Gracias por el recorrido en la Palafoxiana y la Oklahoma Library!!

    • Ulf dijo:

      Y si yo fuera del partido laborista me estaría muriendo de vergüenza por no haber ahorrado fondos públicos en los tiempos de crecimiento económico y por no haber mantenido una ‘distancia saludable’ entre el gobierno de Blair y Brown y los bancos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s