La Presse

09 de febrero de 2011

Después de treinta años sin gobierno, la población de Aupartuapik ha tomado la calle en protesta. “Ya no más olvido, ya no más desprecio”, “Queremos salir de la heladera”, son algunas de las consignas escritas en inglés y en idioma inouit, que se difundieron hace un par de días en varias redes sociales. Al ver que sus protestas encontraban un eco en regiones inesperadas del mundo, la población de Aupartuapik decidió salir a la calle y difundir su protesta en Youtube. Por motivos que aún no ha sido dilucidados, dicho video ha sido bajado de la red. Lo que es aún más grave, el uso del internet en la región de Nunavik se ha visto gravemente dañado. Según la compañía Bell, se trata de un problema debido a “grandes tormentas de nieve que interfieren con las antenas.” Difícil de creerles.

La notable ausencia de autopistas y la carestía del transporte aéreo han alienado a estas comunidades durante siglos. De acuerdo con el comentario de Camomille Granger: “resulta más barato tomar un avión de Montreal a Santiago de Chile, que de Montreal a la región de Nunavik.” A todo esto hay que agregarle la triste deuda histórica, que pesa por igual sobre franceses e ingleses —aunque más sobre estos últimos. A cambio de botellas de whisky se destruyó todo residuo de organización social de una de las civilizaciones más ancestrales, origen de nuestra América: la civilización inouit. Trescientos años de alcoholismo y explotación han dejado vacante la figura de poder. Por eso hoy, la gente de Aupartuapik clama que haya un gobierno, el que sea, pero que haya uno.

Los miembros del parlamento quebequense recibieron la noticia con asombro. Si bien, estaban ya prevenidos de que un fenómeno de contagio podría extenderse por toda la zona boreal, después de que la población inouit de Quaqtaq, recibiera su primer alcalde hace una semana. Sin embargo, como afirmó el profesor en Economía Sustentable de la Universidad de Montreal, el profesor Suzuki: “Que una población de cien familias, accesibles por la costa de Terre Neuve, pida un alcalde, es muy distinto a que lo haga una población que está en la punta más septentrional de Québec, con más de quinientas familias que han vivido por años en la anarquía”. Aunque agregó que: “en ambos casos, es importante escuchar las demandas de la sociedad civil.”

Jack London fue el primero —quizá el único— que dirigió su atención a esta zona geográfica de Quebec, al usarla como escenario para su famosa novela “Call of the Wild”. En ella se narran las aventuras de un perro husky, llamado Buck, que debe lidiar con las envidias y reyertas originadas por el ansia de dirigir un trineo. Esperemos que los protestantes de Aupartuapik sufran menos dentelladas de las que sufrió Buck, y encuentren un individuo probo que sepa dirigir el trineo, que hasta el día de hoy, ha corrido a la buena de Dios.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Montreal. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s