2 Pro-bonus

Aletz

El anuncio en craiglist decía: “Looking for video crew: camera man, light and sound engineer. Working pro-bonus”. Cone y yo habíamos discutido la manera de plantear el tema económico sin mentiras, pero tampoco sin espantar o rebajar a nadie. Escribir algo como “free work” hubiera causado un alarido y unas mentadas de madre bien justificadas: “Respect our work, you fucking bastard!” Ponerle “pay to be considered” era, simple y sencillamente, una falsedad. Otra opción era “low budget,” lo cual nos retrataba a nosotros en la miseria, y a ellos, nuestros trabajadores, como quienes nos tendían una mano salvadora. Al final, recordé el término en inglés “pro-bonus”, le dimos una checada en wikipedia, y a los dos nos encantó.

“Por mí, yo le pongo ese título al video,” le dije al Cone.

Recibimos diez mensajes en el transcurso de una semana: dos actrices con fotos (a pesar de que no pedimos actores), tres especialistas de luz, uno de sonido, y cuatro camarógrafos, cada uno con una página de internet donde podíamos ver su portafolio. El que menos tenía, podía presumir de cuatro cortos, uno grabado bajo el mar. Nosotros, sus contratistas pro-bonus, en cambio, no teníamos ni un video de primera comunión.

Escribimos un mail dejando en claro el significado del término “pro-bonus.” Resultó que cinco no lo había entendido cabalmente. Al resto, un canadiense, un inglés y un argentino (las dos actrices no las tomamos en cuenta), les dimos una cita en un café de la rue Mont-Royal, la más afrancesada y, por lo mismo la más de moda en esta ciudad que se presenta como europea, pero se disfruta como gringa.

Estuvimos conversando casi dos horas. El Cone fue el que más habló, traía el chaneque adentro. Yo me limité a contarles la historia del guión, mal y trabándome a cada rato: nada peor que contar en un minuto una historia que tuvo su destello inicial y fue después moldeándose, poco a poco, en algo más o menos coherente. Pero creo que entendieron, a grandes rasgos, de qué se trataba. También entendieron que ni yo ni el Cone sabíamos de equipos de grabación, ni teníamos un solo corto que mostrarles, ni página de internet. Aún así, dos —el inglés y el canadiense— aceptaron. El Cone fijó la fecha de grabación: 22 de noviembre. Un día antes de su cumpleaños.

Regresé a mi casa contento de que el Cone se hubiera quitado la espinita del chaneque. Cuando las cosas se dan de manera tan fácil, uno empieza a sospechar, y la sospecha va mermando la confianza hasta que nosotros mismos destruimos lo ganado. Yo ni siquiera había llegado a ese punto. Para mí todavía se trataba de una charla entre cuates improvisados, que hablaban del tema que les gustaba para levantarse al día siguiente de buen ánimo. Me alegraba que el Cone pudiera ir, por primera vez desde que inició el invierno, a su trabajo de call-center sonriendo.

Al mes, Cone me dijo en el bar donde festejábamos su cumpleaños que iba a posponer la grabación. Le respondí que no había problema, que no se preocupara, que se juntara con sus nuevos amigos y que viera cómo funcionaba el miedo, las cosas no tenían que darse tan rápido, quizá en uno o dos años, con más experiencia…

Pasaron tres semanas y me tragué mi discurso alentador de asesor mediocre.

“Empezamos el sábado la grabación. Tenemos todo listo,” me dijo el Cone por teléfono.

Y el sábado empezó.


Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Montreal. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a 2 Pro-bonus

  1. Elisa Olivares dijo:

    Auuuuch, qué más, que más?????

  2. Camomille dijo:

    Y eso fue solo el inicio de la aventura… J’ai hâte de lire la suite!!

  3. Aletz dijo:

    y eso que todavía falta lo del choque…

  4. Jonas dijo:

    Belamente narrado, emocionante !
    Descreveste a cidade a partir de um ponto de vista muito interessante: Craiglist, encontros quase casuais, as coisas que parecem que não vão dar certo…
    adorei também os chistes.

    Parabens !!!

  5. Aletz dijo:

    Obrigado Jonas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s