Metrocable

Este año parece que en vez de tener un día festivo de navidad, fueron dos. En Colombia normalmente se hace una cena el 24 de diciembre en la noche con familiares y amigos, y el 25 se pasa el guayabo tranquilamente durante el día. Algunos aplican el conocido remedio de desayunar con una cervecita, que, muy frecuentemente, vuelve a animar la fiesta y otros muchos se van a pasear con la familia a un parque. Para mí ayer y hoy fueron como dos domingos seguidos, tranquilos y familiares, leyendo un poco, yendo a cine por la noche y disfrutando con ritmo pausado de los espacios públicos de la ciudad.

Ayer, por influencia de mi hermano tuvimos una sesión de cine de ciencia ficción de la que, como suele suceder, fui la única sobreviviente que llegó a los créditos de la segunda película casi a las dos de la mañana. Hoy, por consenso familiar, terminamos todos montados en el metro rumbo al parque Arví en las afueras de Medellín. Nunca habíamos ido por esta ruta, uno agarra el metro en la línea A que recorre el valle de norte a sur y se baja en la estación Acevedo en el norte de la ciudad. De ahí sale la línea K del Metrocable, que es un sistema de teleféricos conectados al metro que sube las empinadas montañas del valle del Aburrá. Las cabinitas nunca paran, pero van suficientemente despacio en cada estación para que la gente se alcance a montar. Caben ocho personas por cabina y el viaje es a la vez lindo e impresionante. A medida que uno sube se va revelando una panorámica majestuosa del valle del Aburrá donde se alcanzan a reconocer muchos de los hitos urbanos de Medellín. Al mismo tiempo, el viaje revela la pobreza en la que viven la mayoría de sus habitantes, las casas pequeñas y de una arquitectura informal que va desarrollándose con los años dependiendo de la microeconomía familiar. Se ven muchos techos de teja de zinc con piedras encima para que no se los lleve el viento y la mayoría de las casas muestran los ladrillos rojos y grandes de que están hechas. El acabado y la pintura tal vez vengan con el tiempo, cuando haya plata. En todo caso, desde el viaje en Metrocable se veía mucha gente en la calle y niños felices jugando en piscinas de plástico, aprovechando el clima cálido de Medellín.

No pudimos llegar al parque Arví. Antes de montarnos al Metrocable nos dijeron que el parque ecológico, ya estaba lleno por hoy y no aceptaba más visitantes. Decidimos entonces hacer el recorrido hasta la mitad y bajarnos en la estación Santo Domingo que hasta hace poco era un barrio impenetrable para los no residentes. Los códigos de violencia simplemente no lo hubieran permitido. Visitamos la Biblioteca España y luego bajamos nuevamente en el teleférico rumbo al metro. Desde Acevedo recorrimos tres estaciones hacia el sur hasta la estación Universidad donde quedan varios espacios públicos que también estaban llenos de gente y de niños jugando. Los niños saltaban entre los chorros en las fuentes del Parque de los Deseos y en el Jardín Botánico las parejas y familias hacían picnics. Me gustó ver tanta gente en la calle, ver la mezcla de gente disfrutando del espacio público y de la reciente renovación urbana de Medellín.

Anuncios

Acerca de Laura R Isaza

Vivo y estudio en Inglaterra hace tres años y antes en Mexico, Nueva York y Medellín. Soy historiadora del arte y actualmente hago un doctorado en la Universidad de Leeds sobre cine latinoamericano y festivales de cine. Investigo cómo las películas terminan circulando en mercados internacionales y el papel de los festivales en todo el proceso.
Esta entrada fue publicada en Medellín. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Metrocable

  1. Aletz dijo:

    Qué pelis vieron? Nosotros vimos Harry Potter (había que seguir los gustos de la hermanita)… Estuvo buena.

    • Laura R Isaza dijo:

      Pues nos fuimos al cine a ver la nueva Tron, luego nos echamos la vieja versión en la casa y rematamos con Inception. Quedé sólo yo despierta con un coro de tres roncadores al lado… La verdad es que ninguna de las pelis me pareció así memorable. La nueva Tron está tan mal escrita y es tan visualmente espectacular como la esperaba. La vieja versión es simplemente una curiosidad de la historia de los computadores aplicados al cine e Inception fue un poco decepcionante. Honestamente esperaba más de Christopher Nolan. Me parece que se le va demasiado tiempo de pantalla en balaceras contra un montón de perseguidores anónimos que la vuelven un peli de acción tipo videojuego.
      Qué tal está Harry Potter?

  2. sietecuidades dijo:

    Harry está bien, aunque esperaba poco. La pasada no me gustó nada. Ésta tiene la particularidad de que los tres principales se la pasan corriendo de un lado a otro, sin clases, ni amigos, ni nada. Y aún así no aburre. Tiene además una especie de corto, que es un cuento narrado por un personaje, que está genial! Lo mejor de la peli!
    De niño tenía a Tron grabado en un casette VHS y además tenía el videojuego en Intelevision. Lo adoraba! Pero nadie ha querido acompañarme a verlo.
    Inception me gustó muchísimo… la vi dos veces… mira tú.
    Feliz año!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s