La flor de Inés

Hace poco conocí la flor de Iraca. Me la presentó Inés, una mujer maravillosa de 72 años que conocí junto con la bendita flor. Bueno, bendita no, verraca e hijueputa según cuenta Inés con una gracia impresionante. Durante la tarde que pasé con Inés y otras amigas, escuché la historia de la flor varias veces. Inés traía una flor de Iraca para regalársela a una amiga en común que llegaba al aeropuerto Olaya Herrera de Medellín. La flor era tan extraña que a cada persona (conocida o no) que se fijaba en la exótica flor, Inés le contaba la historia. Siempre con el mismo tono, las mismas palabras y la misma gracia que me hacía una vez más escuchar la historia con atención, aunque fuera la quinta vez que la escuchaba en dos horas. Así, cada que alguien preguntaba, Inés decía que hacía poco, sólo a sus 72 años de vida había podido conocer la flor personalmente. Sin embargo la historia de la flor se remontaba a varios años atrás en que dos reconocidos intelectuales antioqueños conversaban en verso. Tal cual la contaba Inés, la historia era la siguiente:

Estaban León de Greiff con Ñito Restrepo, mi pariente (bueno, pariente de Inés) y León de Greiff le preguntó a Ñito:

–          Conoces tú la batatilla, la flor sencilla, la modesta flor?

Y Ñito le contestó:

–          No, conozco la flor de Iraca, la flor verraca, la hijueputa flor.

El pequeño performance de Inés revelaba a todas luces su pasado de teatrera y la vocación natural de cuentera. Sólo a mis 32 años logré conocer la flor de Iraca, sin duda una flor exótica y hermosa. Sin embargo, lo mejor de la flor era Inés, quien nos entretuvo toda la tarde contándonos historias.

Anuncios

Acerca de Laura R Isaza

Vivo y estudio en Inglaterra hace tres años y antes en Mexico, Nueva York y Medellín. Soy historiadora del arte y actualmente hago un doctorado en la Universidad de Leeds sobre cine latinoamericano y festivales de cine. Investigo cómo las películas terminan circulando en mercados internacionales y el papel de los festivales en todo el proceso.
Esta entrada fue publicada en Medellín, Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La flor de Inés

  1. Aletz dijo:

    Deberías meter esa flor en tu maleta. A ver cómo les queda el ojo en Heathrow!

  2. Acabo de leerle a mi papá, Jaime Posada de Greiff, quien conocía el dicho, “la flor de Iraca la flor verraca…”, pero que no sabía que la historia nacío entre León (primo suyo) y Ñito Restrepo. Aún, se rie mi papá de la historia.

    Gacias.

  3. Nancy Lopez dijo:

    Yo tabien conoci la historia, cuando tenia como unos 7 años me la contaba mi mama Ligia Castaño, nieta de Cecilia de Greiff , ahora en mi tercera edad se de donde salio ese cuento, gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s