las cinco locas

En las afuera del Cairo, hacia el sur, hay una plaza con estatuas cuyo origen es aun hoy desconocido. No por lo remoto, al contrario, son bastantes modernas, quizás de los años 60, quizás mucho mas recientes. Hay fotos en que las muestran cuando no había nada y otras en que muestran el mismo paisaje, apenas cinco años atrás, y las estatuas no están. Habrá que creer entonces en una existencia intermitente de las estatuas. Y es más, una presencia cambiante, porque las estatuas se han modificado con el tiempo.

Son cinco mujeres de bronce que juegan en ronda. Se parecen por su disposición al cuadro de Matisse, no recuerdo su nombre ahora, pero es uno de los más famosos, o es una serie, en él bailan varias personas desnudas en una ronda.  Así son las cinco estatuas, en un rincón de un barrio pobre del Cairo, aunque su desnudez esta velada por vaporosas telas esculpidas. En el barrio las apodaron “Las cinco locas” y el apodo se hizo famoso en todo el país. 

¿Quién las cambia? Hasta han puesto cámaras para captar al artista misterioso y no han dado con él.

Son cambios imperceptibles, de hecho, es probable que todo sea una ilusión y que las estatuas hayan sido siempre las mismas. Hay quien dice que la mujer que está levantando las manos tiene ahora la nariz mucho más larga que hace dos años.  Otros aseguran que las posiciones han cambiado levemente y sobre todo las expresiones de los rostros, ahora parecen furiosos, como si se hubieran emborrachado, antes transmitían paz.

Las autoridades mismas afirman que dos veces las han sacado de su lugar y condenado a un galpón, pero que alguien las ha sacado de su encierro y vuelto a poner en su rincón en la plaza.

Lo cierto es que esas estatuas son una verdadera obra de arte, por la fuerza expresiva de los gestos y la armonía del conjunto, por la belleza de cada cuerpo y los pliegues de la ropa o los zapatos viejos.

Yo no las he visto cambiar, pero hace poco que las conozco. Quizás si vuelvo al Cairo en cinco años las encuentre cansadas, tiradas en el piso, o más enfurecidas en la danza, como en un remolino de bronce.  

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en El Cairo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s