La Presse

La familia Tremblay, de la población de Saint-Alexis-des-Monts, se ha visto gravemente afectada por las últimas filtraciones de Wikileaks. De acuerdo con el cable confidencial 17771 se informa que en el mes de enero de este año, dicha familia participó en la tradicional pesca de invierno en los lagos de la Mauricie, a la cual asistió también el Agregado Cultural del Consulado en Estados Unidos en Montreal.

Al inicio del reporte se puede leer que, debido a un problema de organización, la familia tuvo que compartir cabaña con el Agregado Cultural. Enfurecido por este trato que lo “rebajaba de categoría”, dicho Agregado simuló desconocer el idioma francés para evitar conversación con los Tremblay. Enorme fue su sorpresa al escuchar que el presidente de su país era tratado por los Tremblay de “capullo,” y su mayor opositora como una “calientapollas.”

Indignado por este hecho, el Agregado pidió ser el primero en dar un brindis esa noche. Lo dio en un francés perfecto, hasta con un poco de acento québecois. Apenas bajaron sus copas, los Tremblay se acercaron apenados a pedir disculpas. Las disculpas tuvieron mayor distinción y solemnidad ya que se trata de una familia numerosa. Los Tremblay quisieron regresar a sus asientos, pero en un acto de “estrategia política,” el director de eventos, por orden del Agregado, les pidió que se sentaran en una mesa aparte, a donde apenas y llegaban los meseros, arguyendo que habían llegado visitas inesperadas. Según el cable 17771 se trató, en realidad,  de una medida efectiva para apaciguar “odios ancestrales, entre la población gálica y la anglosajona”, por medio de una táctica de “exclusión” y “humillación”. “Los québecois, —termina diciendo el cable—, “se tragaron sus palabras con sopa fría y foie gras”.

A tres días de que se hubo filtrado el cable, la población de Saint-Alexis-des-Monts sigue sin enterarse. Sin embargo, la familia Tremblay ha sido convocada de urgencia a la ciudad de Montreal para que se les repare del daño moral con una cena de cinco platillos en el consulado de los Estados Unidos, que será presidida, nada menos y nada más, que por el propio cónsul. Según declaraciones de la misma familia, dicha compensación es poca cosa comparado con el escarnio y la burla que generará la noticia cuando llegue a Saint-Alexis-des-Monts, donde los Tremblay son conocidos como gente honrada “que no se deja pisotear por nadie.”

 

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Montreal. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La Presse

  1. Elisa Olivares dijo:

    Hablando de WikiLeaks, a ver qué pasa con Assange ahora que lo quieren extraditar por violación, yo la verdad que no creo nada de eso, pero es un buen pretexto para que lo mantengan prisionero.

  2. Aletz dijo:

    Todo un tema ese del Assange. La diferencia de esta filtración fue que la respaldó, u organizó, el grupo de los mejores periódicos del mundo. Creo que eso le da más validez. Se fijaron bien qué publicar. Ora, por violador, si se lo prueban, que lo refundan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s