LGTVM

LGTVM

LB

El sábado estuve en una fiesta fabulosa que hace creer que Medellín puede ser cualquier ciudad o por lo menos una ciudad para cualquiera y no solo para los descendientes de los arrieros paisas. El periódico Universo-centro cumplía dos años, periódico que nació como respuesta a una campaña que pretendía moralizar, reducir y homogenizar las maneras de habitar algunos espacios del centro de la ciudad, han sido amenazados, tuvieron que cerrar por un par de meses, pero ahí siguen valientemente obstinados. El aniversario se celebró en una casa preciosa del barrio Prado, barrio patrimonial con casas eclécticas, sobreactuadas y coloridas encargadas por los ricos de este valle en la primera mitad del siglo XX, que después de sus viajes a Europa venían antojados de tener una especie de quinta o pequeño palacio. La celebración ocurrió en una de esas casas, tenia 3 patios, cada uno de los baños es un apartaestudio hoy día, si que vivían cómodas aquellas familias.

Desde el principio la convocatoria de la fiesta fue inquietante, dice la sigla original de la cual se tomó el nombre del festejo: LGTB (Lesbiana, gay, travesti y bisexual), pero la invitación no era a una orgia, ni un encuentro pro la diferencia de la diversidad sexual, se trataba de una noche donde habría lectura, guaro, travestis, video y música. Y todo sucedió en estricto desorden.

La casa se llenó de gente, de gente muy linda, mas linda incluso que la casa, todos tan diferentes; no es común ver gente diferente reunida en un mismo lugar en Medallo, he visto que en otras partes no es así; aquí  tristemente nuestras expresiones culturales, comerciales, mediáticas en gran medida son caldo de cultivo para la homogenización, como si tuviéramos que convertirnos en una gran etnia, que pena con don Leroi Gourhan, pues tanta igualdad terminara por dejarnos sin gesto y sin palabra. Esa noche fue distinto, con decirles que estaban los últimos nadaistas que quedan en esta ciudad, grandes poetas herederos del sagrado ateísmo de Gonzalo Arango; también estaba Deysi, creo que así se llamaba la chica que con una dignidad de hierro lució un traje tan hermoso como el negro corsé velludo de las moscas brillantes, corsé que guardaba los secretos de un cuerpo que cada vez mas abandona su género de origen, y es que ¿quien dijo que el origen no pudo haberse equivocado?. Hubo músicos, artistas jóvenes y no tan jóvenes, gente que uno lleva encontrándose por 15 años en esta ciudad cada que hay una movida que nos permita pensar que estamos en cualquier parte, y no en un lugar especifico de costumbres definidas y ritmos preestablecidos, sino por el contrario que nos permita darnos con arrojo un baño Baudelaireano de ciudad y muchedumbre. La fiesta termino siendo más ecléctica que la casa,  hasta un exalcalde quien fue tristemente derrotado en las urnas que anunciaron el milagro de un santo, se vio placido disfrutando de la velada. -Tengo un amigo teatrero que cuando voto en las elecciones para alcaldía en su periodo de gobierno, me admitió que solo lo había hecho porque él había sido el único político que había visitado la sala del Matacandelas-. Un grupo de chicos esplendidos, exhibió un video de música hecha  a punta de pitos, bocina y chicharra de los buses en medio del caos, la congestión y contaminación, maravillosa sonata hija legitima de las horas pico del centro de la ciudad. El guaro se volvió vodka, ginebra y ron; la música pasó del porro, al son cubano, la electrónica, el disco y la salsa, tuvimos a una pequeña bjork cantando en ingles, y un gordo muy gordo tocando las cuerdas.

Pero tengo que confesarlo, a mi todo me encantó, pero cada que escucho a Jaime leer el circo me derrito en una risa cargada de melancólica.

Circo

Para Victoria Helena Santos Borzacchini

Los camellos de Arabia Saudita, como reyes destronados, con sus jorobas llenas de oro, saltan con dignidad y con indiferencia un bambú atravesado a baja altura sobre la pista principal.
En la pista lateral los elefantes hacen maromas en un solo pie, barritan para agradecer los aplausos, un niño llora. No debieran traer niños al circo.
Diez tigres de Bengala se arrodillan a los pies del domador, el domador los grita, los irrespeta, hasta le metió el pie a uno en la boca. El domador no sabe lo que es un tigre de Bengala.
Siete leones desmelenados hacen su aparición de fantasía en la pista del centro. A la izquierda, los trapecistas con sus gritos y sus luces, a la derecha acróbatas y malabaristas, nos distraen afanosamente para que no veamos cuántos domadores se comen los siete leones en cinco minutos.
El payaso tragafuegos no se sacia, un montón de antorchas yacen apagadas a sus pies, está pidiendo otras, que le traigan más, este payaso se va a tragar todo el fuego del mundo, y se ríe.
El hombre traga-espadas, tan delgado, tan fino como un torero, ¿cuántas espadas se ha tragado? Tráiganle más espadas, quién tiene una espada, el capitán presta la suya, pide que se la devuelvan al final de la función, el hombre traga-espadas no habla, tiene los ojos muy abiertos, siete empuñaduras le asoman por la boca.
Dos motociclistas completamente locos de ruido se entrecruzan a la velocidad de cien kilómetros entre una esfera de metal. Cuando salen están temblorosos y demacrados, un sudor frío les cuelga de la frente; agradecen al público con una sonrisa de ultratumba. Caen desmayados sobre un colchón de aplausos.
Dos contorsionistas como dos serpientes se enroscan uno en otro, se reconocen por el color de sus mallas, una pierna rosada un brazo verde, dónde están las cabezas, se han tragado uno al otro, tiene que venir el empresario a desenredarlos, no se puede porque han hecho el nudo gordiano. El empresario saca su espada.
El triple salto mortal, con su traje blanco y el fajín de lentejuelas, se balancea en las alturas de la carpa, entre las estrellas pintadas, con el corazón en suspenso.
Abajo, los payasos están tratando de poner la red, se enredan en ella, se distraen; finalmente la extienden sobre la otra pista en el mismo momento en que la muchacha salta y el muchacho salta y todas las personas abren la boca como pescados en la playa.
Los equilibristas se encuentran en el centro de la cuerda floja, se saludan, cómo está usted, qué gusto verle, recuerdos por su casa; con permiso, hasta pronto, buena suerte; y cada uno sigue su camino.
En el último número el hombre bala, en su traje de seda ceñido de diamantes, se coloca un casco rojo con destellos de plata, se acomoda en la boca del cañón, el ingeniero dispara y la bala humana atraviesa la carpa como un cometa.
Cuando la troupe lo rodea para la despedida final, el hombre bala está desencajado y como ausente, palidece en medio de un esfuerzo desesperado por sonreír, y entonces nos damos cuenta de que se ha quedado desnudo.
Un mono monta en un perro, el perro monta en un pony, el pony monta en la cebra, la cebra en dos caballos árabes, los caballos en las jirafas, las jirafas en los elefantes, los elefantes en la troupe, la troupe en el empresario, el empresario exhibe todo el circo con carpas y luces que tambalean sobre sus hombros, el empresario está sudando, se limpia con mi pañuelo, se ha caído un enano, se descuelga un payaso, el empresario empieza a caminar lentamente
hacia otro país.

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Archivo, Medellín. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a LGTVM

  1. Aletz dijo:

    ¿Por qué no pones fotos Laura? Estaría genial ver lo que estás contando…

    • sietecuidades dijo:

      No tome fotos, imperdonable, lo sé… ademas creo que no se poner fotos. Le dire a mi hija que me enseñe, con seguridad sabe mas que yo de estos medios.
      PD: no soy Laura, soy Luisa.

  2. Pingback: ¡Feliz cumpleaños! | Siete Ciudades

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s