Hecho en Sheffield

Elisa Olivares E.

Vivo en Inglaterra, en Sheffield, y desde que vivo aquí cada vez que voy a México la gente que me conoce me pregunta que cómo me va en Londres.  También desde que vivo aquí, me han salido cantidad de amigos nuevos que me quieren visitar en Londres y quieren saber si se pueden quedar en mi casa.  Yo respondo que por supuesto,  que son bienvenidos, sólo que no vivo en Londres, vivo en Sheffield, pero me encantaría que vinieran de visita.  De mis nuevos amigos, ninguno se ha animado, al final del día, no somos tan amigos y ¿para qué ir a Sheffield?

Y no son los únicos, en The Road to Wigan Pier, Orwell escribió “Sheffield, supongo, puede aclamar con justicia que se le llame el pueblo más feo del Viejo Mundo”. Cuando yo vine por primera vez me admiré de que fuera una ciudad tan fea y hoy…  Hoy le doy mi voto de confianza a Orwell, pero varias cosas me atraparon.  No fue exactamente que Jarvis Cocker la llamara Sheffield: Sex City, ni su privilegiadísimo clima, con un promedio de temperatura máxima anual de 13°C y sus cielos siempre grises.  Fue más bien la personalidad de una ciudad que sólo se reconoce al vivirla.

Camino por Walkley, un barrio de casitas victorianas con jardines construidas para los mineros y mientras subo la colina una viejita con zapatos deportivos blancos me pregunta mi nombre y de dónde vengo. Dice que tiene un vecino, un niño griego que adoptó como su nieto. Caminamos, el viento sopla un  aire helado y me cuenta que el niño, que acaba de cumplir 24 años, va a ir a visitar a su mamá a Grecia y ella le mandará algunos regalos,  a la mejor unas tijeritas de costura hechas en Sheffield. Se despide y me dice que en la esquina da la vuelta porque ahí está su casa, que cuando quiera soy bienvenida.

Sheffield es así, al turista lo espantan sus bodegas industriales abandonadas,  los edificios nuevos y fríos que albergan a miles de estudiantes,  los colores grises de la ciudad que se mimetizan con el cielo y la lluvia interminable.  Para apreciar ésta ciudad hay que aprender a encontrar los arcoíris que aparecen diariamente con las lluvias, deleitarse con las platicas de los extraños que siempre terminan en un íntimo “love” y valorar una Inglaterra en dónde la pinta de cerveza es más barata que el pasaje del camión.

 

Anuncios

Acerca de sietecuidades

Siete cronistas para siete ciudades. Los lunes Federico desde Buenos Aires, Pablo desde Madrid los martes, desde Taipei los miércoles Iker, en movimiento trashumante desde la Ciudad Autónoma de Mis Zapatos Juliat cada jueves, Sergio desde Nueva York los viernes, desde Beijing llega los sábados Guille, y los domingos Daniela desde Cochabamba.
Esta entrada fue publicada en Sheffield. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Hecho en Sheffield

  1. sietecuidades dijo:

    Ta luv, qué añoranzas!!

  2. Ulf dijo:

    Leí la entrada sobre Sheffield con mucha alegría porque creo que el mundo afuera de South Yorkshire debe saber más de esta ciudad universitaria que es la más fabulosa que conozco. Escribo este comentario en español por respeto por los autores de este blog aunque me siento más comodo escribiendo en inglés o en mi lengua materna a la que Borges se referió como ‘la dulce lengua de Alemania’. Bueno, basta ya del preámbulo…
    Me mudé a Sheffield en el 2004 y después de tres años inolvidables tomé la difícil decisión de continuar mis estudios en otra ciudad del mismo país. Me he fijado en Wikipedia por la fecha de publicación de la obra de Orwell y tengo que admitir que quizás en 1937 Sheffield no era una ciudad reconocida por su belleza, su clima ni su arquitectura. Como muchas ciudades europeas de ese tiempo, y al contrario de lo que ocurre en la economía inglesa actual, en los años treinta todavía se manufacturaban muchos productos de la industria pesada, es decir hierro y carbón.
    Fue más o menos una coincidencia que empezara mi carrera universitaria en una ciudad que en muchos aspectos tiene la misma historia socio-económica que otras ciudades como Dortmund, Essen o Duisburg en el area Ruhr de Alemania. Hoy en día, estas ciudades enfrentan las mismas desafíos que Sheffield. O sea, ¿como crear empleo en los tiempos post industriales y como se actualiza la arquitectura de una ciudad?
    En los últimos años algunas partes de Sheffield han avanzado mucho en terminos de su estilo urbano. La estación principal de trenes ha cambiado en un sentido positivo con una fuente afuera y un cine independiente genial al frente, por ejemplo. Aunque la Arts Tower de la universidad me parece un pecado de los años sesenta, hay partes de la universidad que son no solamente lindas para ver pero también para usar. Yo no conozco ninguna universidad inglesa que ofrezca un Union Bar mejor, más opciones para practicar deportes y la oportunidad de ir a conciertos de bandas y DJs de muy alta calidad. Además, partes muy cercanas a la universidad como Broomhill son estupendas para tomar café o cerveza y para ir a una tienda de la ‘charity’ Oxfam muy bien organizada.
    Sheffield es la puerta al Peak District que es un parque nacional grande con pubs preciosos y donde se puede hacer senderismo y escalada. Finalmente, Sheffield no está lejos de otros sitios turísticos como York, Nottingham o Manchester. Además el viaje en tren a Londres solo dura menos de dos horas y media.
    Desafortunadamente, Sheffield también tiene problemas sociales bastante graves como el hecho de que la expectativa de vida varía mucho entre la parte occidental (rica) y la parte oriental (menos desarrollada).
    Para concluir, no comparto la opinión de Orwell. Quizas él debería haber estudiado en Sheffield, dónde afortunadamente la pinta de cerveza cuesta menos que el pasaje del camión.

    • Elisa Olivares dijo:

      Ulf,
      gracias por tu comentario, estoy contenta de que mi post haya generado una respuesta en defensa de Sheffield y que alguien haya mordido el anzuelo. Como lo planteé antes, sí creo que la ciudad es fea, pero también sé, por experiencia, que es una ciudad que encanta una vez que es explorada, sobre todo por alguien quien vive ahí o tiene el tiempo de descubrir su belleza. Te me has adelantado al presentar una gran lista de temas que de los que se me antoja platicar en el blog. Tal vez mi primer post no le hace mucha justicia a la ciudad, pero es mi intención la de develar poco a poco, de la misma manera que me pasó a mí, los secretos que guarda Sheffield y que hacen que uno se enamore de la ciudad y que encuentre la belleza escondida hasta en las bodegas en ruinas.
      Bueno espero verlos pronto, en Sheffield y que al fin nos conozcamos. Por cierto tu español es impecable, ¿no me quieres ayudar con el mío que es un desastre? No se cómo me atrevo a escribir en un blog.
      Un abrazo.

  3. calvinyyo dijo:

    Mmm… creo que Orwell no había ido a Leeds antes de escribir sobre Sheffield! Jajaja!

  4. Aletz dijo:

    Yo creo que Ulf nos engañó diciendo que era alemán. ¿No será un amigo de Laura de Medellín?
    Elisa, tu texto está genial!!!
    Concuerdo con la impresión de ambos de que el lejano Yorkshire, tierra poblada por “luvs”, antiguos obreros, estudiantes y extranjeros es un lugar genuino. Yo viví más de dos años en Leeds, y las hileras interminables de casas victorianas construidas para los obreros; las iglesias negras de hollín; los city centres donde el edificio más importante no es una catedral, ni un town hall, sino un mercado o un antiguo granero, no lo cambio por nada. Allá en Leeds estaban a tiro de piedra los Yorkshire dales. Un amigo austriaco casi se muere de tristeza al verlos, tan acostumbrado a los bosques y a los picos de los Alpes. A mí me dejaron boquiabierto: la novela gótica no podía haber nacido en otro lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s